Cuánto viven los salmones

Los salmones viven unos 10 años, pero en libertad su esperanza de vida es considerablemente menor debido a la pesca y otros depredadores.

Cuánto viven los salmones

Dónde viven los salmones

Este tipo de pez suele vivir en los ríos y en los océanos Atlántico y Pacifico.

Qué comen los salmones

Son animales carnívoros. Se alimentan de peces más pequeños, crustáceos e insectos.

Cuánto miden los salmones

A la hora de hablar de su tamaño, este es uno de los peces reconocidos por tener un amplio diámetro, llegando a ostentar una longitud promedio de 1 metro.

Cuánto pesan los salmones

Con una media de 6 kilos, hay algunos que alcanzan un peso de 20 kilos.

Reproducción y ciclo de vida de los salmones

Tiene una vida evolutiva donde están constantemente viajando. Así, suelen nacer en aguas dulces, se dan un paseo hasta el océano y desde allí regresan a los ríos para procrearse.

Se calcula que el 90% de los salmones que hacen su expedición hasta el océano regresan justo al mismo lugar en donde nacieron (aunque no se sabe del todo cómo logran saberlo).

Al parecer, estos animales poseen un sentido del olfato muy avanzado que es capaz de permitirles distinguir la química de sus aguas de origen. Otras tesis afirman que estos peces heredan una especie de mapa magnético que les permite reconocer la calidad del agua en la que deben permanecer para conservar su salud.

Como decíamos, los salmones suelen reproducirse en aguas dulces. Y de ahí inician el viaje para ir hasta al mar en donde se alimentan y crecen. En cuanto han alcanzado la madurez, deciden entonces regresar. Así, los trayectos que suelen viajar pueden llegar a ser de miles de kilómetros (como si se tratara de un regreso a casa, se dirigen a las mismas aguas dulces donde sus ancestros los concibieron).

Cuánto viven los salmones

En el momento del desove, la hembra suele pasar largos periodos frente al nido. Y cuando el ritual comienza, este pez se arquea, dejando su aleta anal hacia abajo. Tras estremecerse con fuerza, el pez macho observa estos signos y se acerca, arqueándose igualmente. Luego, en el momento de mayor tensión, la hembra libera los huevos y el mancho el esperma, dando inicio a la nueva generación de peces.

Después de que el esperma recae sobre los huevos, la hembra procede entonces a enterrarlos, los cuales quedan completamente cubiertos. Tras esto, la hembra descansa por un periodo para luego volver a repetir el proceso, donde probablemente otro macho tendrá la oportunidad de realizar su función como fecundador.

Lo curioso es que, una vez se complete este proceso, la hembra, que a esas alturas ya se encuentra agotada, se deja arrastrar por el flujo de la corriente del río hacia aguas más mansas, donde con toda probabilidad acepta su muerte al ver cumplida su misión como especie.

Curiosidades de los salmones

Características de los salmones

Su mandíbula inferior es bastante pequeña, aunque la superior resulta bastante grande.

Depredadores de los salmones

Los osos tienen una enorme afición por los salmones, dado el tamaño que llegan a ostentar y en tanto es una presa fácil de capturar en los puntos exactos donde inician las quebradas.

Los salmones, un nutritivo manjar

Uno de los peces que mejor sabor y preferencia tienen en el mundo gastronómico es el salmón. Este pez puede cultivarse y criar en los estanques. Su producción comercial se inicio allá en los años setenta, siendo el país de Noruega uno de los mayores productores que existen en el mundo, seguido por Chile, Reino Unido y Canadá.

El salmón es un alimento de altos componentes de proteínas y ácidos grasos, siendo el Omega 3 el que mayor protagonismo tiene, condiciones que le permiten entrar en la categoría denominada como un pescado azul. El cálculo que se tiene es que aporta 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, razón por la cual su carne puede ser comparada con la de las sardinas y el atún.

Su aporte para la salud se ve claramente reflejado al disminuir el nivel del colesterol, los triglicéridos y favorecer el ritmo cardiaco, evitando la formación de coágulos o trombos. Todo esto le permite convertirse en un pez de grandes aportes para la salud humana.

La próxima vez que vayas a comer salmón, acuérdate de todo esto y agradece a la vida por el lujo que puedes darte de alimentarte con un pez tan excepcional.

¿Y tú qué opinas?