Cuánto viven los corales

Los corales marinos suelen vivir unos 100 años, aunque en algunos casos pueden rebasar los 4.000 años. Se trata de una de las especies de antozoos pertenecientes al reino animal de las más longevas que existen en el planeta.

Los corales y su esperanza de vida

Contenidos del artículo

    Especies de corales y esperanza de vida

    • Acropora cervicornis: también conocido como coral cuerno de ciervo o coral cuerno de venado, su principal localización está en el Caribe y también en el Golfo de México, en Changos, Mauricio, Seychelles, Australia y Malasia. Es una especie en estado crítico de extinción que está cada vez más amenazada tanto por la acción humana como por el calentamiento global. Vive más de 100 años.
    • Pennatulacea: pueden llegar a medir más de 1,5 metros. Su esperanza de vida también es superior a los 100 años.
    • Antipatharia: llamados corales negros, se observan tanto en aguas tropicales como en las aguas frías que van desde Groenlandia hasta la Antártida. Viven unos 70 años en la zona fótica, es decir, aquella en la que no hay suficiente luz para que se produzca la fotosíntesis. Ahora bien, se han encontrado corales de una de sus especies, Leiopathes glaberrima, de unos 4.265 años.
    • Heliopora coerulea: es una especie endémica de Arabia Saudí y Australia que se encuentra en aguas cálidas cerca de 29ªC.
    • Dendrogyra cylindrus: viven en el Atlántico oeste tropical, desde el sur de Florida, golfo de México y el Caribe.
    • Antipathes: se encuentran en las agua templadas de Tierra de Fuego o Alaska.
    • Acropora palmata: podemos encontrar el coral cuerno de arce en el Caribe, las Bahamas y los cayos de la Florida. Las colonias de corales pueden vivir durante siglos, pero un coral individual lo hace entre 2 y 3 años.
    • Leptopsammia: podemos encontrarlo en el Indo-Pacífico, Atlántico y mar Mediterráneo.

    También te recomendamos leer:

    ¿Dónde se encuentra el coral?

    Los corales necesitan luz solar y se desarrollan en aguas claras de poca profundidad. Normalmente suelen vivir a menos de 70 metros de profundidad, aunque existen algunas pequeñas excepciones, pero no es lo más frecuente. 

    Se encuentran sobre todo en aguas tropicales y subtropicales, como la Gran Barrera de Coral en Australia y el arrecife Mesoamericano, que está en el Mar Caribe.

    Qué comen los corales

    Los corales se alimentan de una enorme variedad de organismos, desde plancton hasta pequeños peces. Los cazan con sus tentáculos, que los inmovilizan, y luego se contraen para mandar la presa al estómago (es aquí cuando éste se abre y permite la expulsión de los desechos y comienza de nuevo el ciclo). También comen moléculas orgánicas y moléculas disueltas en las aguas marinas.

    Cuánto miden los corales

    Los corales presentan un tamaño variado. Hay corales que miden desde unos milímetros a 1,5 metros, por lo que según su especie pueden tener una longitud mayor o menor.

    Reproducción y ciclo de vida de los corales

    La reproducción de los corales varía según su especie, pudiendo ser sexual, asexual o mixta.

    Los corales y su ciclo de vida

    La reproducción sexual se realiza expulsando las células sexuales al mar todas a la vez, siguiendo las fases lunares o las mareas. Una cuestión que seguramente desconocías es que la fecundación es externa, aunque algunas especies mantienen el óvulo en su interior y es allí donde son fecundados los huevos. 

    Las puestas son muy numerosas y llegan a teñir las aguas, aunque muchos huevos son devorados por peces y por otras especies, por lo que el porcentaje de supervivencia está entre el 10 y el 20% como promedio.

    Los huevos que están al exterior, se encuentran a la deriva durante varios días hasta que se forma una larva plánula que se adhiere al sustrato o a las rocas, convirtiéndose en un nuevo coral.

    La reproducción asexual es por gemación, que significa que se separa un pólipo menor de un adulto, éste crece y se convierte en un coral adulto.

    Lo curioso de la reproducción asexual es que hay una alta tasa de reproducción y una rápida explotación de su hábitat.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Acepto la Política de privacidad

    Subir